La fe funciona para cosas grandes y pequeñas

Leon Fontaine Devoto 0 Comments

Y fijando sus ojos en él, con Juan, Pedro dijo, “Mírenos.” Entonces él les dio su atención, esperando recibir algo de ellos. Entonces Pedro dijo: “No tengo oro y plata, sino lo que tengo te doy: En el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda”.

Hechos 3:4-6 (NKJV)

 

A veces creemos en lo poco.

No es que Dios no quiera ayudarnos con las pequeñas cosas.

Él sí quiere. Incluso tiene contado el número de cabellos en nuestras cabezas.

Dios quiere que confiemos en Él para las pequeñas cosas, pero también quiere que creamos en Él para las cosas grandes.

Hechos 3 es un ejemplo de un hombre que creía en lo pequeño. Un hombre cojo estaba pidiendo limosna en la puerta de la ciudad cuando vio a Pedro y a Juan acercándose y les ofreció su taza para que le dieran dinero. Él pedía demasiado poco. ¡Estos hombres tenían el poder de Jesús en ellos, así que él podría haber esperado recibir la curación completa, junto con la capacidad de proveerse por sí mismo para el resto de su vida!

Cuando Pedro le habló a aquel hombre, este levantó la vista esperando recibir dinero de Pedro. Ni en sus sueños más salvajes él esperaba que sus piernas se activaran y volvieran a tener movimiento, pero Pedro hizo que él esperara algo, y creo que esa fue la clave de este milagro.

Tan pronto como el hombre levantó la vista esperando recibir, Pedro se acercó a él y por el poder de Dios trabajando a través de Pedro, ¡sus piernas fueron sanadas instantáneamente!

¿Está usted esperando grandes cosas de Dios? Las promesas de Dios para su vida cubren cada necesidad que usted tenga. ¡Comience a esperar sus bendiciones, curación y provisión en cada área de su vida!

Leave a Reply

Your email address will not be published.