Configure el termostato

En este día pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ustedes, de que les he dado a elegir entre la vida y la muerte, y entre la bendición y la maldición. Escojan, pues, la vida, para que vivan ustedes y sus descendientes. Deuteronomio 30:19 (DHH)

Con un termostato, usted tiene la capacidad de configurar la temperatura que desea en la habitación y mostrará la nueva temperatura.

Alguien podría echar un vistazo a la lectura y decir que el termostato es inexacto. Podrían decir: “¡Eso está mal! ¡Está mucho más frío de lo que indica!” Pero un termostato no le dice cuál es la temperatura actual. Se configura.

Las palabras que usted dice son como un termostato. Establecen su futuro.

Si usted está luchando contra una enfermedad y dice: “Jesús ha curado mis enfermedades. Estoy sano y completo”, usted no está mintiendo. Usted está configurando su termostato para la salud y la curación. ¡Está eligiendo vivir!

Cuando usted declare sobre su futuro, hay tres pautas que debe entender. La primera es:

Hablar en tiempo presente.

Jesús dijo en Marcos 11:22 que debemos creer que ya hemos recibido lo que pedimos, no que lo recibiremos un día en el futuro. De lo contrario, usted está creyendo en un futuro que nunca llega. En realidad, si usted dice: “Voy a estar saludable”, todo lo que realmente significa es que “NO estoy sano en este momento”.

Mañana cubriremos la segunda guía para declarar sobre su futuro, pero hoy, intente lo siguiente. Diga: “Estoy sano en el nombre de Jesús”, incluso si aún no ha recibido ninguna indicación de que ha sido sanado. Incluso si usted debe dinero a siete personas diferentes, declare lo siguiente: “Padre, gracias por darme el poder de generar riqueza. Reclamo el hecho de que soy próspero y bendecido porque tu Palabra dice que lo soy”.