Cambie lo que Ve

Ahora no podemos verlo, sino que vivimos sostenidos por la fe. 2 Corintios 5:7 (DHH)

Hay un gran poder en lo que usted ve en su corazón.

Hace años, oré por un hombre que con lágrimas en los ojos explicaba cómo su esposa se había vuelto infiel. Con frecuencia ella volvía a casa borracha con otro hombre, estando él con sus dos hijos.

Mientras yo oraba, él continuaba sollozando y llorando. Estaba afligido. Él en el fondo, realmente no veía esperanza y no podía imaginar nada más que lo mismo. Uno no puede estar sin esperanza y lleno de fe al mismo tiempo, necesitábamos cambiar su imagen.

Oramos y le pedimos al Espíritu Santo que lo ayudara a imaginar a su esposa en la iglesia con los brazos levantados en adoración. Fue muy difícil, pero después de un tiempo él comentó que estaba empezando a imaginarlo. Pude ver un pequeño brillo de esperanza en sus ojos.

Unos seis meses después lo volví a ver. Había seguido manteniendo la nueva imagen. Al principio nada cambió. Entonces, una mañana, cuando él y sus hijos estaban listos para ir a la iglesia, ella apareció, vestida y lista también. Ese día en la iglesia, ella comenzó una relación con Cristo y él me contó sobre la asombrosa transformación que continuó ocurriendo en su vida.

Hoy he compartido esta historia con usted para alentarlo. ¡Usted también puede liberar su fe imaginando las promesas de Dios para su vida!

Según 2 Corintios 5:7, caminamos por fe, no por vista. ¿Qué lo ha llevado a usted a orar? ¡Comience a ver con los ojos de la fe que su oración ha sido respondida! (Hebreos 11:20)