Cambie lo que siente

No se amolden al mundo actual. En su lugar, sean transformados desde adentro hacia afuera por la renovación de su mente. Romanos 12:2 (NVI)

¿Con frecuencia usted se siente impotente para cambiar lo que siente?

Algunas teorías le harán creer que usted no tiene ningún control consciente sobre sus sentimientos, que estos van y vienen sin previo aviso y no hay nada que usted pueda hacer al respecto. A menudo se apunta con el dedo a los químicos del cerebro y del cuerpo tales como la serotonina, la testosterona y el estrógeno, sosteniendo que usted está a merced de estos químicos cuando se trata de cómo se siente. Aunque no es del todo falso, hay más aspectos que influyen que ese.

Otras teorías proponen que usted puede elegir sus sentimientos con sólo tomar la decisión de sentir de una manera diferente. Se dice que cuando se elige pensar de otro modo, los químicos del cerebro cambian, lo que también es cierto hasta cierto punto.

Entonces, ¿qué tiene la Biblia que decir? Pues bien, parece que la verdad se encuentra en algún punto intermedio.

Usted puede elegir pensar de manera diferente y cambiar la forma en cómo se siente. Al mismo tiempo, no se puede solo pretender que sus sentimientos no están allí, especialmente cuando se trata de emociones profundas con las que usted está luchando de manera regular.

La realidad es que si usted desea cambiar cómo se siente, es necesario abordarlo desde una perspectiva de espíritu, alma y cuerpo.

Estamos empezando una nueva serie de devocionales este mes que cubre caminos bíblicos para cambiar la forma como usted siente. Antes de comenzar, vamos a establecer esta verdad: es posible cambiar la forma de sentir, para mejorar. Es un proceso, y vamos a caminar juntos a través de él durante este mes.