Volver a la Página principal
“Esta oración es tan fuerte que cuando la haga, cambiará su mundo y su vida, así como lo hizo conmigo”.

Estoy muy feliz de que esté visitando este sitio web y de que esté viendo esta plegaria de salvación.

Esta oración es tan poderosa que cuando la realice, cambiará su mundo, cambiará su vida, como pasó conmigo. Lo hizo para muchos de mis conocidos y por las personas con las que hablo con regularidad. ¡Es una oración impresionante! Y la oración es posible que haya sido hecha por Jesucristo hace 2000 años. En ese entonces, el Hombre no tenía ninguna forma de acercarse a Dios, y estaba empeorando. Cuando lea el antiguo testamento en la Biblia lo verá claramente.

Dios envió a su propio hijo, Jesús, que murió en una cruz. La Biblia dice que Él tomó nuestros pecados, pasados, presentes y futuros, todo ellos y recibió el castigo por ellos. Él pagó la penalidad por todo lo que alguna vez haya hecho mal, ofreciéndole un regalo. Este regalo es una relación con Dios y poder ser parte de su familia.

Esta oración es muy poderosa, y es la siguiente: ”Dios, Quiero ser parte de tu familia y acepto el regalo gratuito que Jesús pagó con su propia vida, al morir sacrificándose en mi lugar”. Jesús lo ha calificado para hacer esta oración. No tiene que limpiar su vida ni su mente, ni su boca. No tiene que limpiar nada en su vida. Acérquese como usted es y Dios lo aceptará gracias a lo que Jesús hizo.

Una vez que ha aceptado a Cristo como su salvador, usted es parte de la familia de Dios y cambiará con su poder. La soledad se va, y esto nos da valor y poder para cambiar en cualquier área de nuestras vidas. Ya sea que se trate de malos hábitos, pecados graves, sentimientos negativos como la depresión y el miedo, estas cosas son ataduras para uno. El poder de Dios nos ayuda a cambiar todo eso. Sin embargo, no es de la noche a la mañana. ÉL nos ayuda a superar los desafíos que la vida trae consigo y nos acompaña cuando queremos resolver algún problema y nos ayuda a salir victoriosos.



Si desea unirse a la familia de Dios, haciendo a Jesucristo el Señor de su vida, entonces haga esta simple oración:

“Padre, vengo a tí.
Entiendo que tu hijo Jesús murió por mí.
No tengo que limpiar mi vida
No tengo que cambiar
Me presento a ti como soy para pedir tu perdón y que entres en mi corazón. De hoy en adelante pido por favor que me des el poder para cambiar en cada momento, cada día, cada año, por el resto de mi vida. De ahora en adelante escojo darle mi vida a Jesucristo.
Es mi deseo seguirlo y te agradezco por el regalo gratuito de la oportunidad de obtener la salvación.
En el nombre de Jesús, Amén.”


Al acercarse a Dios en oración, usted ha dado el primer paso para llegar a conocerlo. Él está dentro de usted, pero debe llegar a conocerlo primero. Saber cómo es, su propósito, porque El lo creó a usted ¡y el maravilloso destino que tiene para usted! Hay tantas cosas hermosas que todavía tiene que aprender. Ahora que ha dado el primer paso, comience la búsqueda de un buen sitio de adoración. ¿Cómo encontrarlo? Estará lleno de vida y respirará un ambiente de verdadera paz y amor en él. Allí aprenderá quién es Dios, cómo se llama, quién es Jesucristo y cómo es él el único camino hacia Dios y por supuesto, ¡la emocionante vida que le aguarda!

¡Dios lo bendiga! ¡Me hace muy feliz lo que ha hecho!